Ventanas 1 de Aes Gener

La planta Ventanas 1 comenzó sus faenas en 1964, siendo la primera termoeléctrica a carbón en Chile. Lleva 54 años de funcionamiento, por lo que es urgente el cese de sus faenas, tanto porque su inversión ya fue recuperada con creces, como porque fue diseñada en base a normativas ambientales y tecnologías obsoletas. La empresa

La planta Ventanas 1 comenzó sus faenas en 1964, siendo la primera termoeléctrica a carbón en Chile. Lleva 54 años de funcionamiento, por lo que es urgente el cese de sus faenas, tanto porque su inversión ya fue recuperada con creces, como porque fue diseñada en base a normativas ambientales y tecnologías obsoletas. La empresa norteamericana dueña de esta planta es Aes Corporation, quienes tienen otras 14 unidades de termoeléctricas a carbón en Chile, sumando el 52% del total de plantas a nivel país. Recientemente, Aes Gener anunció el cierre de Ventanas 1 para el año 2022, cuando en realidad debiese realizarse de forma inmediata, considerando su nivel de contaminación y su antigüedad de funcionamiento.

Actualmente, el acuerdo entre AES Gener y el Ministerio de Energia  establece que  AES puede acogerse a ERE, y que las fechas de retiro de las termoeléctricas a carbón, quedarán condicionadas a las obligaciones de estabilidad del sistema, el cumplimiento de metas ambientales y el costo de la energía.

El acuerdo de descarbonización de junio de 2019, incluye diversas condiciones para el cierre propuestas por las empresas:  aprobación de los accionistas y directorios; cumplimiento de los contratos de suministro; la estabilidad del sistema eléctrico; el desarrollo de los sistemas de transmisión y el costo de la energía.  Adicionalmente a la garantía de dichas condiciones, el gobierno ofreció a las empresas la posibilidad de acogerse al estatus de Estado de Reserva Estratégica(ERE), luego del cierre de las centrales a carbón. Acogerse a ERE implicaría que dichas empresas podrían acogerse al pago del 60% del pago por potencia hasta por 5 años. Lo cual  de concretarse, constituiría un subsidio inaceptable a la generación a carbón, y un desincentivo a las inversiones en energías limpias y renovables.

Actualmente existen 13 Termoeléctricas a carbón sin fechas de cierre que son propiedad de la norteamericana AES-Gener.