Empresas Termoeléctricas

Empresas Termoeléctricas

ECONOMÍA

Una Termoeléctrica a Carbón es una industria que genera energía contaminante y obsoleta, que no sólo daña persistentemente la salud de las personas, sino que también destruye el ecosistema. Por lo mismo, en muchos países desarrollados se eliminó este tipo de termoeléctricas por sus daños e impactos negativos.

El principal impacto de la generación termoeléctrica a carbón es la emisión de contaminantes atmosféricos como: material particulado (PM10), dióxido de azufre(SO2), óxidos de nitrógeno(NOx) y metales pesados (mercurio, vanadio y níquel), los que afectan gravemente a la salud de la población y los ecosistemas locales. Adicionalmente, emiten altos niveles de dióxido de cabono (CO2) que inciden fuertemente en el calentamiento global.

Las termoeléctricas a carbón en su proceso de combustión emiten contaminantes atmosféricos, como: dióxido de carbono (CO2); material particulado (MP10); dióxido de azufre (SO2); óxidos de nitrógeno (NOx) y metales pesados como el mercurio (Hg), vanadio (V), níquel (Ni) y plomo (Pb). Adicionalmente, las emisiones de NOx y SO2 son precursores en la atmósfera de ácidos nítrico y sulfúrico, -ambos componentes de la lluvia ácida- y del material particulado fino (MP2,5) (Cortés et al., 2019). Estos contaminantes afectan gravemente la salud de la población y los ecosistemas locales. La Organización Mundial de la Salud ha alertado sobre su preocupante repercusión en el desarrollo pulmonar, el incremento en el riesgo poblacional de infartos y los efectos en la capacidad intelectual. En el caso de los niños, se evidencian alteraciones perinatales, disminución del cociente del desarrollo y cociente de inteligencia, menor desarrollo de la función pulmonar, mayor frecuencia de síntomas respiratorios (tos, sibilancias y dificultad para respirar), mayor prevalencia de neumonía, entre otros (Cortés et al., 2019). En Chile, actualmente operan 28 termoeléctricas a carbón las que en conjunto representan entre 38% y 40% de la generación del parque eléctrico nacional (CNE, 2018) y son las principales responsables de las emisiones de CO2 de todo el sector energético en Chile (MMA, 2018). También representan el 91% de las emisiones totales de CO2 del parque eléctrico nacional proyectado al 2030 (KAS Ingenieros, 2017). La localización y contaminación atmosférica de las 28 termoeléctricas se concentran en cinco comunas del país: Tocopilla, con 7 unidades; Mejillones con 8; Huasco con 5; Puchuncaví con 4; y Coronel con 3. En cuatro de estas comunas se superan las normas de calidad del aire y han debido ser declaradas Zonas Saturadas o Latentes de Contaminantes Atmosféricos y en consecuencia sometidas a Planes de Descontaminación (KAS Ingenieros, 2017). En Chile, a excepción de los estudios científicos realizados por Sánchez et. al (1999), Ruiz (2016), la Sociedad Chilena de Pediatría (SOCHIPE, 2018), y Cortés et al. (2019), no se han destinado fondos ni esfuerzos para realizar estudios epidemiológicos que establezcan los daños de las termoeléctricas a carbón sobre la salud de la población local; aunque en el país operan este tipo de industrias desde hace más de 50 años. En este contexto, es destacable el reciente el estudio del Departamento de Salud Pública, Facultad de Medicina de la Pontifica Universidad Católica, resumido en este documento, y que evalúa los efectos en salud cardiovascular, respiratoria y cáncer, de acuerdo a las estadísticas disponibles del Ministerio de Salud, sobre egresos hospitalarios (morbilidad) y defunciones (mortalidad) en las comunas en que operan termoeléctricas a carbón de manera exclusiva, comparadas con aquellas en las que no operan este tipo de instalaciones industriales en su territorio.